Gestión del cambio: 3 estrategias para mantenerse en el poder

10:27 11/09/2021 | Lượt xem

Una vez dirigí una organización de diseño donde las relaciones entre pares eran fuertes, la política era mínima y el trabajo era interesante y abundante. Pero había un problema: todos estaban tan ocupados con sus propios proyectos que no perdieron el tiempo para beneficiarse de la experiencia y la perspectiva de los demás. Todos estuvieron de acuerdo en que necesitaban una forma de compartir el trabajo entre ellos.

Uno de los miembros de nuestro equipo senior propuso una solución que parecía prometedora: dedicaríamos una pared en el escritorio como un espacio para compartir donde las personas podrían publicar su trabajo y otros podrían comentar libremente. Todos estuvieron de acuerdo en que era una buena idea. El campeón de la idea incluso la ensambló y mostró a todos cómo usarla.

Tuvimos una solución con adhesión y comunicación. Perfecto, ¿verdad?

Probablemente ya hayas adivinado la respuesta. Durante la primera semana, una persona comenzó a publicar su trabajo. Algunas personas comentaron sobre esto y fueron felicitadas por comenzar la colaboración. Sin embargo, para la segunda semana, el muro estaba vacío. En el tercero, estaba cubierto de cómics y notas irónicas.

[ Want more real-world advice? Read also: 4 change management strategies for the hybrid work era. ]

Este es un ejemplo de lo que sucede cuando el cambio se implementa pero no se gestiona de forma eficaz. Las organizaciones a menudo cometen este error, pensando en la gestión del cambio como una implementación del cambio. Pero los dos no son lo mismo.

1. La gestión del cambio no es un proyecto

Probablemente haya escuchado la estadística comúnmente citada de que el 70% de todas las iniciativas de cambio fracasan. Este artículo de HBR dice que el origen de un número específico a menudo se malinterpreta, pero lo interesante es que es una medida. Incluso la palabra “iniciativa” implica que se trata de un esfuerzo definido, uno con un principio, un final y una serie de pasos intermedios. Planifique el trabajo y trabaje el plan: esto es el pensamiento de implementación.

La gestión del cambio es un proceso continuo: se trata de crecimiento y adaptación, no de entrega. Pensar en la gestión del cambio como un esfuerzo definido, como un proyecto, es un error. En cambio, piense en ello como una disciplina que continúa a largo plazo y nunca se “completa”.

2. La gestión del cambio no es una opción

Pregunta: ¿Cuántos terapeutas se necesitan para cambiar una bombilla?

Respuesta: Solo uno, pero la bombilla realmente tiene que querer cambiar.

La implicación de este viejo chiste es que el cambio es algo que eliges hacer. Pero si el año pasado (y contando) nos ha enseñado algo, es que el cambio siempre está sucediendo, nos guste o no.

Saber cómo manejar el cambio cuando se trata de nosotros es una verdadera gestión del cambio.

El cambio que buscamos a menudo no es el cambio que encontramos. La idea de implementar el cambio nos haría creer que el cambio ocurre cuando lo creamos deliberadamente, en el momento y en las condiciones que elijamos. La gestión del cambio dice que el cambio es una realidad ineludible y lo que necesitamos es adaptabilidad. Saber cómo manejar el cambio cuando se trata de nosotros es una verdadera gestión del cambio.

3. La gestión del cambio no es control

Es tentador pensar en la gestión del cambio como un control de cambios: la idea de que el cambio es un estado final predeterminado y la gestión del cambio consiste en llegar allí de la manera más eficiente y eficaz posible.

Implementar el pensamiento de cambio sugiere que no solo podemos predecir sino también dictar cuál será el cambio y qué significará. Después de eso, simplemente dirija el barco hacia la meta, independientemente de los mares o icebergs en el medio. Los planes de comunicación, la formación y el empleo de nuevas herramientas y tecnología son parte de la implementación; son esenciales, pero no son la clave.

Lo que realmente permite una gestión exitosa del cambio es un conjunto sólido de habilidades y comportamientos combinados con la disciplina para emplearlos tanto a nivel individual como organizacional. No puedes hacer un cambio, te conviertes en un experto en el cambio.

La gestión del cambio es más fuerte que la estrategia

En un artículo de HBR de julio de 2017, Nick Tasler utilizó un par de analogías deportivas para describir el cambio: “bateo” de béisbol y carrera de maratón.

Ambos requieren destreza atlética y disciplina, pero cuando vas a batear, sabes en tres lanzamientos si has pegado un jonrón, un hit de base o un hit. Por otro lado, cuando corres un maratón, puedes correr durante horas y no tienes idea de dónde estás; es posible que ni siquiera veas a los otros corredores, lo que te hace preguntarte si todavía estás en el curso. Pero si sigues corriendo, llegarás al final.

Y cuando llegas al final, siempre hay otra carrera.

[ Get exercises and approaches that make disparate teams stronger. Read the digital transformation ebook: Transformation Takes Practice. ]

Related Posts

Socio destacado: ACT Infront Systems

Allan King (sistemas internos) Crédito: proporcionado La serie ‘Partner Spotlight’ explora los socios que operan en la escena del canal local en todo el país, desde Cape York hasta Hobart, desde Byron Bay hasta...

lên đầu trang